En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

jueves, 18 de enero de 2018

Medicina cuántica: ¿Cuánto hay de verdad?

     Las partículas subatómicas son la base de la realidad. Si fuera posible actuar a ese nivel, trataríamos los verdaderos orígenes de la enfermedad. El concepto cuántico posee un enorme prestigio. Es lo más parecido a la piedra filosofal en nuestra civilización. Es la promesa del conocimiento absoluto. Para las personas de a pie, un físico cuántico es un médium que puede ver un mundo oculto que explica la realidad que vemos y tocamos. 
     La medicina cuántica sería el futuro que dejaría atrás cualquier otra forma de tratamiento. Y ya son muchos los médicos o terapeutas que afirman practicarla. Por desgracia, en muchos casos no es más que un argumento de marketing. 
     La medicina cuántica es aquella que aplica los descubrimientos realizados por la física cuántica. Según esta, las partículas están en dos sitios a la vez (superposición), se comunican entre sí sin que importe la distancia ni las barreras que haya entre ellas ( entrelazamiento), y pueden desaparecer de un lugar para aparecer en otro (teleportación).
     Este comportamiento-tan comprobado como la ley de la gravedad- son bombas para nuestras mentes acostumbradas a la realidad ordinaria. Vivimos como si este mundo extraordinario no existiera. De hecho, todavía hay discusiones entre teóricos, sobre si la manera en que funcionan las cosas en la escala más pequeña se refleja o se puede trasladar al mundo habitual de las cosas grandes. 
    La física cuántica nos descubre la profunda interacción entre la conciencia y la materia. La conciencia es capaz de curar. Pero para ello se necesita saber alcanzar estados de conciencia adecuados que lleva tiempo y practica.
     El biólogo Bruce Lipton, el físico Amit Goswami o el neurólogo Jacobo Grinberg han sostenido que las personas que alcanzan estados de conciencia excepcionales pueden conseguir modificaciones de la realidad extraordinarias, en sí misma y en otras personas.
     Ir al origen. El origen es la "matrix", sin ella no se entiende el mundo grande. Significa ir al origen más profundo del trastorno, más allá del nivel celular y así poder transformar o cambiar una realidad.
     Fenómenos cuánticos en nuestro organismo
- La orientación de las aves: La capacidad de las aves para orientarse, creen que se debe a las cualidades de las partículas elementales, los campos magnéticos de La Tierra y que utilizarían para orientarse en sus viajes migratorios, como si llevasen unas gafas de realidad aumentada.
- El orden de la vida: los fenómenos cuánticos no solo explicarían habilidades como la orientación de las aves, sino que se hallarían en la base de los procesos fisiológicos que mantienen la vida y la salud.  La habilidad de las células para producir energía y el funcionamiento de las neuronas podrían explicarse mediante fenómenos cuánticos. Aunque la producción de energía a partir de la glucosa es un proceso básico en los organismos, la química clásica no consigue explicar la increíble velocidad a la que se producen las reacciones. La habilidad de las partículas cuánticas para estar en dos sitios a la vez podría ayudar a entender este proceso. La acción de los neurotransmisores se explica por el flujo de electrones a nivel cuántico y que podría tener vínculos entre la conciencia y el cuerpo.
    Todo está relacionado 
- Holismo La realidad cuántica explicaría fenómenos que tenemos delante de los ojos y también el funcionamiento holístico de las terapias tradicionales. La física cuántica  puede explicar la interacción entre los pensamientos, las emociones y las células a niveles profundos.Esta interacción haría posibles los efectos beneficiosos de la meditación, las visualizaciones positivas y las técnicas de relajación.
     Bruce Lipton alude al fenómeno del entrelazamiento cuántico. por el que una partícula (un electrón o un fotón) se relaciona con otras del mismo sistema sin que importe la distancia, los obstáculos o el tiempo. Así al meditar, el estado de armonía podría difundirse desde el cerebro al resto del cuerpo, Y no solo eso, también afectaría a las personas que rodean al meditador.
- Curar por resonancia Al establecer una relación entre médico y paciente, si la mente del primero se encuentra en armonía, ya está produciendo un beneficio al segundo, antes de que haya iniciado tratamiento alguno. Por supuesto, esto no convierte en innecesarios los medicamentos, los cambios de dieta u otras terapias.
     Lo que nos enseña el mundo cuántico es que todo en nuestro cuerpo/mente está relacionado a niveles profundos y todavía muy desconocidos. Y lo mismo puede decirse de las relaciones entre mente y entorno. Podemos estar influyendo y ser influidos por las personas que nos rodean y por las formas, colores, sonidos o aromas. 
    El mundo está constituido por posibilidades, no por eventos determinados, por lo tanto podemos elegir la salud sobre la enfermedad. Ni la enfermedad ni la curación son enteramente objetivas.  Las experiencias subjetivas y nuestras actitudes hacia ellas tienen un papel a desempeñar. A través del activismo cuántico aprende a cambiar la actitud que le lleva de la enfermedad a la salud, y de la salud ordinaria a la salud positiva.
     Los físicos, matemáticos e informáticos  más punteros, están dando los primeros pasos para desarrollar el primer ordenador cuántico, que multiplicará miles de veces la capacidad de cálculo de los actuales. De hecho este ordenador ya está en nuestra propia conciencia, aunque lo desconocemos.
     Esto sí es medicina cuántica
     - Mente en calma Cultivar la mente observadora, que no juzga, que observa con calma los propios pensamientos, desactiva la acción de posibles creencias subconscientes que estén produciendo un efecto negativo.
     - Medicina integral se reconoce la acción de muchas influencias y por lo tanto intenta abordar la enfermedad desde la conciencia, pero también desde la alimentación, la ayuda de las plantas y los medicamentos, el cuidado del entorno, las emociones, las costumbres, la espiritualidad...
     - Terapias orientales La medicina china y el ayurveda, realizan diagnósticos y tratamientos en función de energías. que no vemos y que vinculan órganos, sistemas, emociones, temperaturas... Las terapias orientales son fruto de la experiencia y de la intuición, que permiten establecer relaciones más allá de la lógica mecanicista.
     - Cambio de patrones Además de las técnicas de la meditación más conocidas, existen variedad de terapias enfocadas a la modificación de esquemas subconscientes conocidas por todos.
  - Tecnología que funciona La terapia con luz láser pulsada a baja intensidad favorece la regeneración de los tejidos y células dañadas.
     - Homeopatía Los preparados homeopáticos incorporan un orden que se contagia por resonancia a células y tejidos. El Premio Nobel de Medicina Luc Montagnier cree que la física cuántica explicará cómoi las diluciones homeopáticas reproducen información con estructuras creadas en el agua y que existen en las células y tejidos.
     Esto no es ni medicina ni  cuántica
     - Pensamiento positivo Repetirlos durante horas no suele servir de mucho porque se producen en la mente consciente. La mente subconsciente- que responde a nuestras creencias y experiencias más profundas- es mucho más poderosa. Transformarlo exige un esfuerzo arduo de autoconocimiento.
     - Tus pensamientos crean realidad Este meme se ha hecho popular, pero por mucho que pienses que se materialicen unos lingotes de oro o que desaparezca una enfermedad, son cosas que no suelen ocurrir. Es algo, que quizá está solo al alcance de aquellos que son capaces de alcanzar unos estados de conciencia muy elevados.
       - Aparatos mágicos No existen las máquinas de medicina cuántica con increibles capacidades diagnósticas y  curativas. Hay aparatos que funcionan sin ningún fundamento conocido y que no hacen si no, desprestigiar el concepto de medicina cuántica.
    

miércoles, 17 de enero de 2018

Descubre tu riesgo de sufrir un ictus

     Cada 6 minutos una persona sufre un ictus. Sin embargo el 90% de los casos está provocado por factores de riesgo que si se pueden modificar. Adoptando un estilo de vida saludable. Si te cuidas te alejas de poderlo sufrir. Depende más de la edad biológica que de la cronológica
    Un ictus o infarto cerebral se produce cuando durante un tiempo deja de llegar sangre al cerebro. Cuando esto sucede, las células nerviosas de esta zona se ven privadas de oxígeno y nutrientes, y si el flujo de sangre no se restablece inmediatamente, mueren. Las consecuencias del derrame pueden ser distintas según la zona y el lado del cerebro al que afecte. Y pueden provocar secuelas leves o muy importantes y permanentes, dependiendo de la gravedad del caso.
     Hay dos tipos de ictus
- Ictus isquémico o infarto: se debe a una obstrucción, un coágulo circula por la sangre en dirección al cerebro. Si la arteria es más estrecha que el coágulo o no es lo suficientemente elástica para dejarlo pasar, o si hay un engrosamiento porque se han depositado grasas provocando inflamación, el coágulo puede obstruirla. Ocurre un 85% de veces.
- Ictus hemorrágico; El problema es que la arteria se rompe. Si la pared de una arteria se ha debilitado, por culpa de la hipertensión, por ejemplo, esta puede romperse y se produce una hemorragia que comprime el tejido cerebral, lo que puede aumentar la presión dentro del cerebro y reducir el flujo sanguíneo. La sangre derramada también puede ocasionar daños. Ocurre un 15% de veces.
     !0 preguntas básicas
Si a las preguntas siguientes  pudieras responder con un sí, el riesgo de sufrir un ictus habría descendido un 90%.
1- ¿Tú tensión arterial es óptima? La hipertensión favorece la arterioesclerosis que endurecen y estrechan las arterias, por lo que es más fácil que un trombo o coágulo la obstruya. Además la tensión alta mantenida en el tiempo implica un envejecimiento de los vasos sanguíneos que puede aumentar el riesgo de un ictus. No se debería subir de 12/8 y para ello hay que reducir el consumo de la sal, no abusar de los snacks y hacer ejercicio. Vigila con los alimentos preparados que suelen llevar mucha sal. Si contestas afirmativamente reduces tu riesgo hasta un 48%.
2- ¿Vigilas tus niveles de colesterol? El exceso de colesterol en la sangre se va depositando lentamente en nuestras arterias en forma de placas de grasa, estrechándolas. Eso perjudica la circulación sanguínea y multiplica el riesgo de sufrir un ictus. Limita el consumo de carnes rojas y lácteos enteros y aumenta el consumo de pescado azul, semillas de lino, aceite de oliva, aguacate... Así aumenta el colesterol bueno que ayuda a eliminar el malo. Si contestas afirmativamente reduces el riesgo un 27%.
3- ¿Has revisado tu corazón? Mejor sin arritmias. La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente y más de un 50% de los ictus isquémicos ocurren por no controlar o tratar esta alteración. Ya que esta alteración propicia la formación de coágulos en el corazón que pueden llegar al cerebro. Informa al médico si sufres palpitaciones con frecuencia. Solamente hay que hacerse un electrocardiograma para saber como está funcionando nuestro corazón. El sí reduce un 27% el riesgo del ictus.
4- ¿Evitas tomar alcohol? Una copa al día basta para aumentar el riesgo de un ictus. El sí reduce un 4% este riesgo.
5- ¿Controlas tu glucosa?La diabetes mal controlada acelera el proceso de envejecimiento vascular afectando a todos los vasos sanguíneos del organismo incluido el cerebro. Las personas con diabetes deben controlar su glucosa, su colesterol y su tensión, ya que las tres juntas forman una bomba explosiva para la salud. Aunque no seas diabética hay que cuidarse desde el primer momento, con análisis de sangre periódicamente. Hay que llevar un estilo de vida sano, no fumar y vida activa. El sí reduce un 50% el riesgo de un ictus.
6- ¿Tomas mucha fruta y poca grasa? Se ha probado que limitar la ingesta de sal y grasas y tomar habitualmente pescado, legumbres, alimentos ricos en fibra y vegetales, reduce mucho la probabilidad de sufrir eventos cardíacos. La dieta mediterránea con el consumo de aceite de oliva virgen extra, añadir frutos secos al menú es lo mejor para prevenir el ictus. Los cítricos reducen un 32% el riesgo de hemorragia cerebral, los tomates y los plátanos, también son muy eficaces. Un sí reduce un 19% el riego de ictus.
7- ¿Haces ejercicio moderado a diario? Previene la arterioesclerosis, la hipertensión, la obesidad y alejas el riego de un ictus . El ejercicio moderado es un protector permanente sobre todo a partir de los 65 años. Es más importante ser constante que realizar ejercicios muy intensos. Con eso reduces hasta un 36% el riego de un ictus.
8- ¿Has logrado por fin, dejar el tabaco? Al fumar favoreces la acumulación de sustancias grasas en la carótida y se espesa la sangre, por lo que se dificulta su llegada al cerebro. Si dejas de fumar ahora, en 5 años eliminarás el riesgo de sufrir un ictus. Un 12%.
9- ¿Tienes el vientre plano? La obesidad favorece el desarrollo del ictus, pero se ha comprobado que la grasa acumulada en el abdomen es mucho más perjudicial. Si tu cintura supera los 88 centímetros en mujer y los 102 en hombres, aumenta el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares. Para eliminar barriga de forma sencilla, ponte acostada en el suelo apoyando bien la espalda y levanta las piernas como si quisieras tocar el techo. Aprieta el abdomen e intenta levantar un poco la pelvis. Todos, todos los días. Reduces un 19%.
10- ¿Vives tu día a día sin estrés? Acabar con la ansiedad es una protección extra. El estrés, la ansiedad y la depresión son factores que aumentan la probabilidad de sufrir un ictus. Pilates, yoga, sesiones de reiki, acupuntura, ejercicios de respiración... hay muchos recursos que nos ayudan a lograr la calma. Práctica alguno y reduces un 12% el riesgo a sufrir uno.
     Otras cuestiones que también afectan:
Si sufres apneas, o tienes asma, si tomas hormonas o padeces migrañas, tienes que tener especial cuidado en controlar tu salud. Si duermes más de lo necesario y además, rodéate de gente positiva.

martes, 16 de enero de 2018

Cómo expresa el cuerpo la tristeza

     El cuerpo es la base de la experiencia, el pensamiento y el sentimiento. La tristeza va quedando grabada en sus formas, en sus movimientos y en su estructura. Eso es la vida, formas de movimiento cuyo destino queda esculpido en la anatomía y en la coraza.
El cuerpo actúa como un pergamino donde quedan inscritas imágenes y metáforas. Ese modelado comienza desde la misma concepción, durante la gestación y especialmente durante el momento crítico del parto, y en todo aquello que se experimenta a partir del nacimiento. La existencia humana se graba en el cuerpo. El mapa corporal recoge la configuración de nuestra genética, experiencias, miedos y aspiraciones. Nuestros mundos externos e internos se recrean sobre nuestro sistema nervioso central para ir desde allí a modelar nuestras vísceras, músculos, huesos, cartílagos, tendones. La pared corporal refleja el estrado de las cavidades internas, los órganos de la digestión,el corazón, la respiración, todos ellos anclaje de la experiencia vital de la persona.
     El miedo y la ira hacen más rígido el organismo, mientras que el amor y la alegría lo ablandan. Neurotransmisores y hormonas hacen que el estrés, la tristeza, la soledad, el rencor produzcan acidez que va a la sangre y que va a regar todas nuestras estructuras, produciendo graves desarreglos y desequilibrios en nuestro cuerpo.
     Nos enfrentamos al mundo en posición vertical, pero la sumisión y la tristeza inducen a un cerramiento, al declive y a la derrota. Una persona triste camina encorvada, cabeza gacha, sin ganas de levantarse de la cama o de moverse. La incapacidad de luchar y el cansancio se refleja en todo el cuerpo exterior, y también interior: se desinfla la presión torácica, el diafragma desciende, el pecho se colapsa y todas las cavidades se derrumban. Desaparece la esperanza y hasta la moral se pierde. Se produce el colapse de los órganos abdominales. Por eso la tristeza afecta a los pulmones y al corazón. El tono muscular queda sin resistencia, débil y esponjoso, anunciando atrofia y fuga energética. La columna pierde su tono y también el útero o la vejiga se colapsan.
     La emoción de la tristeza está influenciada por la amplitud de la respiración. La oxigenación disminuye, se inhiben las sensaciones sobre la garganta y la boca, desciende la humedad en bronquios y pulmones y aumenta la falta de autoestima , de derrota y de cansancio.
     Esta tristeza vaga y profunda, que puede nacer de da causas físicas o morales, arrastra la desgana de vivir y anula la capacidad de la persona para superar su propia desgana. Hay hechos en la vida que nos producen tristeza, pero cuando esta tristeza se hace patológica y somos incapaces de dejarla atrás, es cuando deberíamos preocuparnos y pensar seriamente en tomar medidas. La vida tiene sus alegrías y sus tristezas, y hay que saber convivir con ellas y aceptar tanto lo bueno como lo malo y seguir siempre adelante.
     Poner en marcha el proceso de superación de la tristeza supone ser conscientes que en nuestras manos tenemos las herramientas necesarias para lograrlo. Cuando veamos que caminamos con cabeza gacha, encorvados, mirada al suelo... tenemos que levantarnos físicamente para que nuestros órganos realicen bien su función y nos ayuden a lograr esta fuerza necesaria y motivación para seguir adelante.
     Pautas para superar la tristeza
     1- Toma conciencia de tu estado emocional, al pasear siente el peso del cuerpo, el movimiento de los brazos,  y piernas... Enj la ducha siente el repiqueteo del agua en tu cuerpo, su temperatura... cuando comas presta atención al sabor del alimento... Has de cada momento un momento inolvidable.
    2- Presta atención a tu respiración... solo eso... siente como tus pulmones respiran, como se hinchan al tomar aire, que efecto produce el aire fresco cuando inhalas, piensa que al respirar te inundas de calma, de bienestar, que te inundas de calma y luz y fuerza en cada respiración.
     3- Cuando aparezca el sufrimiento, no luches... estira la columna vertebral suavemente, levanta la cabeza e intenta una sonrisa . Inspira profundamente, exhala suavemente. Abre los brazos al dolor y a la tristeza, envuélvela mentalmente en tus brazos, acúnala con todo el amor que puedas porque es tu dolor y tu tristeza y cálmala. todo pasará, porque todo es temporal. Es la vida.
      4- Modifica tu estado físico cuando la tristeza se haga muy fuerte. Si cuando te sorprende estás parado, muévete o haz un poco de ejercicio. Si estás en movimiento, reposa un rato. Si hace calor busca el fresco, bebe agua... siempre hay que hacer algo... cambiar.
      5- Prepárate para cuando la tristeza te invada: Elabora una lista de recuerdos agradables, un viaje, un sueño... cualquier cosa que te permita sentir calidez  y el resplandor de una emoción positiva genera este sentimiento en tu corazón. no es un pensamiento, es un sentimiento... Revive otra vez aquel feliz recuerdo y eso bastará para hacer huir la emoción de la tristeza o amortiguarla y darte un respiro.
     

viernes, 12 de enero de 2018

La magia de la constancia

     En un mundo donde manda la inmediatez, como si todo se hubiera de conseguir por arte de magia, nos hemos olvidado de la verdadera magia, la de la constancia, la misma que, gota a gota, termina por horadar la roca más dura. Esta magia está al alcance de todo el mundo, solo debemos practicarla, pero hacerlo día a día. Esa es la única solución
     Aquí. Ahora. Ya. lo quiero y lo tengo. Lo pido y me llega, y, si puede ser todo en un clic. La sociedad de consumo se ha transformado en una sociedad que se consume en su inmediatez. No hay paciencia. No hay espacio para la espera, el aburrimiento o el largo plazo. Estamos rodeados de mensajes, por supuesto escuetos y de rápida lectura y asimilación, que nos prometen conseguir cualquier cosa de forma inmediata y solo con quererlo. Podemos adelgazar, hablar idiomas, progresar en nuestra carrera laboral o conseguir esta habilidad con solo cerrar los ojos y desearlo muy fuerte o aplicando sencillas recetas recogidas en listas. Si hemos de ser sinceros, lo único cierto que hay en todas estas promesas es la magia. porque las personas poseemos una magia que puede ofrecernos todo lo que nos propongamos, pero no es una magia de varitas, abracadabras y conejos en la chistera.
Es la magia de la constancia, de la perseverancia. El insistir, del día a día, no es un truco que engaña a los sentidos, es una magia que nos une a la naturaleza, porque está en todo lo que nos rodea. Es el tiempo que le la fuerza al mar para dar forma a las rocas.Es la suma de los días lo que consigue crear un hábito en nosotros.
    Pitágoras dijo:" Con orden y tiempo se encuentra el secreto de hacerlo todo, y de hacerlo bien".  Este es el mayor obstáculo; ser capaces de dar el tiempo necesario a cada cosa para que florezca, dedicarle el tiempo suficiente a cada acto para que se convierta en parte de nosotros, cosechar y recoger los frutos de la perseverancia. Claro mque se puede vivir sin ser constante, paciente y perseverante. Podemos seguir sin conseguir muchas de las cosas que nos gustarían, sin embargo.. ¿por qué no probarlo? Todo depende de nosotros.

    Para ser constante basta con empezar:
1º- Eligiendo empecemos por elegir algo importante, algo significativo para nosotros que, por las razones que sea, no hayamos conseguido incorporar a nuestra rutina. Puede ser ir al gimnasio, correr por las mañanas, aprender un idioma, escribir una novela, tocar la guitarra... Lo importante es la elección, libre y consciente. Una elección es parte ya de un compromiso.
2º- Descubriendo el poder de lo pequeño Es muy posible que la elección que hayamos tomado sea algo que nos rondaba ya por la cabeza y que, además, cada vez que pensamos en ella nos asalte cierto sentimiento de tristeza o ligero enfado por no haberlo conseguido. Ahora será distinto porque vamos a poner en práctica el poder de lo pequeño, de lo mínimo, de lo casi insignificante. No se trata de hacer grandes esfuerzos. Se trata de hacer muy poco durante mucho tiempo. Y ese poco es la clave de todo. Debemos de ser capaces de empezar por algo tan pequeño que nos sea imposible fallar. Si empezamos a caminar. Pues empezamos con 10 minutos, durante el tiempo que queramos, y más tarde caminaremos 15 minutos... y así sin darnos cuenta, nos encontraremos caminando mucho más tiempo. Lo haremos como rutina, como parte de nosotros. El cambio es un proceso que nos acompaña siempre.
3º- Huyendo de la trampa del para siempre Para siempre es demasiado tiempo. Es una trampa mental. No existe el para siempre y solamente conseguimos sentirnos atrapados en un tiempo demasiado extenso como para hacerle frente. Es mejor quedarse con el aquí y ahora. Hoy es lo que cuenta. Mañana, ya veremos.
4º- Usando la flexibilidad Otro de los secretos de la constancia reside en ser flexibles. Tanto en los errores como en el tiempo.Debemos poder adaptarnos, quizá a un horario distinto, a un tiempo distinto y en los errores. Puede que fallemos un día, lo importante es que al día siguiente retomemos el camino emprendido.Sin culpas. Hay que adaptarse a las circunstancias.
5º- No mires los resultados Una vez hayamos iniciado nuestra imparable constancia y nos veamos ya en el día a día, es importante no estar demasiado pendiente de los resultados. Cuando plantamos una semilla, no estamos continuamente removiendo la tierra para ver cuánto ha crecido, simplemente crecerá.

Cómo simplificar tu vida

La única manera de liberar tiempo, dinero y energías para nuestras verdaderas prioridades es empezar a eliminar de nuestro día a día, todo aquello que no es indispensable y que además nos complica la existencia. La vida es como un buen plato: cuando los ingredientes son pocos y de alta calidad, apenas necesita preparación y se disfruta más.
- ¿Por qué te complicas la vida?  Mantener una vida complicada es una gran manera de evitar cambiarla. No necesitamos llenar todos los huecos de nuestra agenda y poseer tantas cosas que acabamos no utilizando y que nos sobrecargan la vida. Verás que hay montón de cosas que puedes eliminar sin que representen un problema para tí no tenerlas.
- Practica el minimalismo vital  El 20% de las cosas son las que nos aportan el 80% de felicidad. También aplicable a los amigos, si son pocos y buenos, pero también a las prendas de ropa. Siu tenemos diez camisas en el armario, pero casi siempre nos ponemos dos, porque son las que nos sientan bien y nos resultan cómodas, ¿por qué no regalamos el resto? Tener menos cosas y de mayor calidad, reduce el estrés de la elección y la acumulación.
- Ordena por fuera y por dentro El lugar donde vivimos es un reflejo de nuestro interior y viceversa. Si aspiras a funcionar de una forma más sencilla y relajada, despréndete de todo lo que tienes en casa y no necesitas, especialmente las cosas almacenadas que acumulan polvo. Puedes guardarlo en una caja con la fecha, y si al año no has utilizado nada de la caja, es que no lo necesitas.
- Lo que no suma, resta. Examinar nuestros hábitos de vida es la mejor manera de empezar la criba. Haz una lista de todas aquellas cosas que haces repetidamente; compras recurrentes, cursos, reuniones, citas frecuentes con amigos... y luego piensa cual de ellas te genera problemas o agotamiento y aléjala de tu vida.
- El dinero también es tiempo Todo aquello que ganamos en dinero nos lo acaban cobrando en forma de tiempo. Un gasto mensual excesivo nos obligará a trabajar más horas y se irá reduciendo el tiempo del que disponemos para vivir además de producirnos agobio financiero. Muchas veces hipotecamos nuestra existencia y no disfrutamos del poco tiempo que nos queda por estar estresados.
- Cambia el "sí" por un "no, pero..." Una gran fuente de complicación vital es el hábito de aceptar todo lo que nos proponen, al creer que, si nos negamos, podemos perder la estima de la gente. Cada "sí" que en realidad no deseamos dar, dificulta nuestra vida. Lógicamente, hay peticiones de personas queridas que no se pueden rechazar de forma tajante, así que una buiena solución es añadir siempre ...un pero.... , para ofrecer una alternativa a esa demanda.
- Simplifica con el kaizen La desorganización nos hace ir a comprar a última hora, y seguramente nos sale más caro por ejemplo si vamos a una tienda abierta por la noche; la filosofía del kaizen, recomienda una pequeña mejora diaria para un gran cambio. mejor fijar un objetivo a la semana ; una compra grande al mes, renunciar a la tarjeta de crédito, liberarnos de trastos.. al cabo de un año habremos transformado nuestra existencia.
- Limita la informaciónNo solo poseemos demasiadas cosas, también en el ámbito informativo saturamos nuestra mente con más noticias de las que podemos procesar. es la llamada " infoxicación", o sea intoxicación por un caudal excesivo y constante de estímulos. La solución es poner un horar4io restringido a las noticias y redes sociales, liberando espacio para relajarnos, estar con nuestros seres queridos .
- Practica el mindfulness Se trata de poner toda nuestra atención en una sola cosa; caminar, cocinar, meditar.. ser conscientes de lo que hacemos en ese momento y olvidar todo lo demás. Yo he visto gente haciendo bicicleta u otro ejercicio y con el móvil en las manos. Nos duchamos y en vez de disfrutar de la ducha  estamos pensando en resolver problemas.
   En fin, Si quieres vivir menos estresado, simplifica tu vida y vive cada instante con plena consciencia.



domingo, 12 de febrero de 2017

Cambia tu vida en 21 días

    ¿Tres semanas son suficientes para adquirir un nuevo hábito? Sí, si lo deseas de verdad. Repítelo a diario durante este tiempo y se convertirá en algo automático. Los biorritmos emocionales siguen un ciclo de 21 días, el mismo tiempo que tardan las células madres en diferenciarse de las neuronas.
    Repetir para automatizar. Nos subimos al coche e inmediatamente nos abrochamos el cinturón de seguridad, sin pensar en ello. Nuestra vida está llena de automatismos, de acciones que, a fuerza de haber sido repetidas suficientes veces, hacemos como el piloto automático puesto, asociadas a una determinada señal. Esta es una de las formas en las que el cerebro gana eficiencia, porque al realizar este tipo de actos no hace falta ninguna motivación, ni siquiera un pensamiento constante, basta con la señal externa para detonarlo. Se consigue a base de repetir. Ya en 1887, William James, padre de la psicología científica, escribió que para crear u7n nuevo hábito son necesarios 21 días, aunque otros estudios dicen que depende de la persona y el método utilizado, pero que en general, se necesita esta tiempo.
    Lo que es clave es la motivación con la que lo hacemos. Lo que queremos es convertir en costumbre debe ser algo que esté conectado con algo importante en nuestra vida, algo que nos motive. Todo cambio genera cierto nivel de ansiedad por la incertidumbre que produce, por eso es tan importante la motivación con que lo afrontamos. Cada vez que repitamos esta acción, nos va a costar un poco menos, ya que la ruta neuronal utilizada se establece cada vez de forma más permanente hasta que al final se convierte en un acto automático y habremos conseguido que nuestro cerebro funcione como nosotros queremos, ayudándonos a lograr los objetivos propuestos.
    Transformar nuestras acciones en hábitos nos permite llevar una vida más sana y feliz, lejos de las ansiedades de la vida moderna. Tal vez tardemos 21 días, tal vez menos o más, pero si te dijera que puedes ser una persona nueva en menos de dos meses, ¿te parecería demasiado tiempo? Está al alcance de todos hacerlo, sólo hace falta una buena motivación y tener la constancia de repetir este mínimo de 21 días.

jueves, 2 de febrero de 2017

Cumple tus propósitos

Al terminar el año, solemos escribir una lista de metas a alcanzar, pero el gran desafío es cumplirlas. Dejamos volar nuestra imaginación, hacer realidad nuestros deseos de mejora, pero van pasando los días del nuevo año y todo sigue igual. invitamos a nuestra vida a una transformación y declaramos que vamos a desempeñar un papel activa en ella. Dejar de fumar, dejar de beber, comer sano y adelgazar,.. 
Todos hacemos esta lista de buenos propósitos que olvidamos a la semana. Las listas que sólo señalan las partes insatisfactorias de nuestras vidas tienen el poder de hacernos sentir miserables, y ese enfoque mantiene oculto aquello que estamos haciendo bien.Vivir es movimiento, desarrollo y cambio constante, así que es bueno establecer nuevas metas a alcanzar, desterrar hábitos dañinos y desear aquellas cosas que nos pueden hacer más felices. Pero si no reconocemos las cualidades y bendiciones que ya poseemos, el camino hacia nuestro yo futuro puede ser doloroso.
Mejor si fijamos una lista de buenos propósitos y también decidimos sentirnos a gusto en nuestra propia piel.Tenemos que hacernos unas preguntas: ¿qué necesito dejar de hacer? Qué he de mantener? ¿qué debería empezar?
Cómo hacer una lista de propósitos sin desanimarte
- Primero pregúntate por qué y por la compañía de quién estás agradecido en este último año.
- Enumera tus logros durante el año pasado, personales o profesionales: cosas que te hacen sentir feliz de ser tú misma.
- Precisa aquello que deseas cambiar: si es un comportamiento o un hábito, céntrate en uno solo. Es más fácil cambiar un comportamiento cada vez.
- Hazte las preguntas que pusimos arriba: qué necesito dejar de hacer, qué he de mantener y qué debería empezar. Debes plasmarlo por escrito de forma simple y positiva, en tiempo presente y en primera persona.
- Para qué sea práctico y exacto, especifica: ¿Qué vas a hacer? ¿cómo vas a hacerlo? ¿cuándo lo harás?
- Ten en cuenta que toda transformación requiere tiempo, disciplina, dedicación y constancia. Realizando todo 21 días mínimo sin aflojar para reforzar la conducta.
Mantener la motivación a lo largo del camino
Si sabemos adónde nos dirigimos ya habremos recorrido la mitad del camino. pero también tenemos que elaborar una estrategia sobre cómo lograr el cambio. Durante unos días mantenemos nuestra voluntad encauzada y fuerte, pero si el cambio no sucede rápidamente perdemos la motivación. Y estamos tentados de volver a los viejos patrones, a los caminos cómodos y nos sentimos derrotados y sin éxito.
Hay un neurólogo austriaco  Viktor Frankl, que explica lo importante que es encontrar un sentido en nuestra vida, especialmente cuando se presentan momentos difíciles y si somos capaces de tener claro adónde vamos lograremos no dejarnos vencer y seguir. Defiende que la humanidad no necesita una existencia tranquila, pues manteniéndonos siempre ocupados preservaremos la salud mental y nos sentiremos útiles.Tener algo por lo que levantarse cada día, es lo que nos mantiene vivos y con ganas de avanzar.
También está el psiquiatra japonés  Shoma Morita  que según él, en lugar de perdernos en los sentimientos, debemos centrarnos en vivir nuestra vida, y en lugar de manipular o controlar nuestras emociones, les tenemos que dar la bienvenida. tratar de arreglar, entender o trabajar a través de nuestros sentimientos y problemas nos trae más sufrimiento en lugar de alivio. Su terapia dice: acepta los sentimientos, conoce tus propósitos y haz lo que necesitas hacer.
Uno de los motivos por los que fallamos a la hora de cumplir nuestros propósitos es que no nos damos tiempo a alcanzarlos. Queremos resultados inmediatos, y nos rendimos con facilidad cuando se presentan sentimientos desagradables.
El poder de dar un paso cada vez Los japoneses utilizan una técnica llamada Kaizen, kai significa cambio  y zen significa bien. o sea, cambio para bien. Es muy útil para el desarrollo personal pero todo se consigue de modo gradual. Es la filosofía de lograr grandes mejoras a través de pequeños cambios, un paso cada vez. El primer paso se basa en restaurar nuestra creencia en los pequeños cambios que somos capaces de realizar a diario y sin esfuerzo, mientras mantenemos la atención puesta adonde nos dirigimos. Evitar las preguntas y perspectivas negativas, de comentarios negativos.Siempre nos centraremos en lo que podemos hacer aquí y ahora para acercarnos a nuestro objetivo. Los pequeños pasos evitan que seamos presa del pánico o del desánimo.
Nuestro cerebro está programado para oponer resistencia a los cambios. No obstante , paso a paso, mejoramos las conexiones de nuestro sistema nervioso para que haga lo siguiente:
- Sacarnos de un bloqueo creativo
- Eludir la respuesta de huida
- Crear nuevas conexiones neuronales para que el cerebro aborde con entusiasmo el proceso de cambio.
La clave radica en cómo nuestra red de neuronas se conecta entre sí. El 70% de nuestra atención se aleja del momento actual y el resto del cuerpo y mente aprovecha los patrones conocidos para realizar las tareas de rutina, trayectos diarios, discusiones, reacción a los hechos... Contra esta inercia, los pequeños pasos fáciles de realizar, nos darán sensación de éxito y nos motivarán para seguir en este camino de cambio. Práctica diaria, paciencia y constancia nos ayudarán a conseguirlo. Cada pequeño paso lo celebraremos con entusiasmo y podemos darnos alguna recompensa por ello.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Remedios contra el estrés

El estrés refleja un exceso de preocupaciones, responsabilidades o emociones. Es una aflicción propia de la vida frenética y afecta a todos por igual. Se le añaden los cambios acelerados, nerviosismo excesivo, irritabilidad, incapacidad para afrontar con humor los contratiempos o saber sobrellevar enfermedades y problemas. El estrés es bueno cuando es un caso puntual de algún peligro o experiencia que pone en peligro nuestra seguridad, pero un estrés continuado produce una sustancia que perjudica nuestra salud. Lo más importante es recuperar la paz y la serenidad lo antes posible. 
    Consejos para lograrlo 
- Escucha música apropiada El ritmo de la música influye en los latidos del corazón. Evita la estridencia y busca música que te guste pero calmada.
- Baño para relajar la mente Sumergir el cuerpo en agua ayuda a equilibrar los nervios, ya sea en spa, mar, piscina o bañera. Perfumar el agua es ayuda agradable de aromaterapia que calma y relaja.
- Un paseo por la naturaleza Escucha los sonidos mientras caminas, de pájaros, de olas, de viento... mejor si caminas descalzo por lo menos 10 minutos al día sobre tierra, arena o hierba.
- Renueva tus fuerzas las hormonas segregadas por el estrés sólo se pueden eliminar haciendo ejercicio, bicicleta, running, gimnasio... etc
- Lleva un diario del estrés Siéntate cómodamente y escribe todo aquello que te pone nervioso. Ponerlo sobre el papel aligera el peso de los problemas. Después rómpelo.
- Entrena tu mente Pasea mentalmente por tu playa preferida o tu rincón en la naturaleza y visualiza cada detalle. Haz visualizaciones creativas que borran las tensiones nerviosas.
- Meditación para alejar las preocupaciones Algo tan sencillo como sentarte delante de una vela y te concentres en el resplandor de la llama. Los nervios se calmarán. Unos 10 minutos.
- El truco de la musculatura Dobla los brazos delante del pecho sin llegar a tocarlo. Entonces forma un puño con las manos y tensa toda la musculatura de los brazos hasta que empiecen a temblar y a continuación, relájalos de repente. Es muy beneficioso.
- Respiora profunda y lentamente hasta el abdomen Coge aire mientras notas que se hincha el abdomen y al soltarlo se deshincha. Ahuyenta el estrés.
- Estimula la glándula timo Produce hormonas calmantes. Dándote golpes suaves en los pómulos con la punta de los dedos. Puedes hacerlo en la ducha durante dos minutos.
- Baño de pies Agua caliente y sal gorda marina. Tiene efectos calmantes y relajantes. Puedes añadir algún tipo de aceite aromático.
- Cuidado con la obsesión de la perfección Déjate ir de vez en cuando y no te exijas continuamente.
- Sé generoso contigo Tómate tu propio tiempo.El estrés aparece cuando uno procura adaptarse siempre a las necesidades del otro.
- Masajes para el cuerpo y la mente El masaje en todo el cuerpo ayuda a hacer desaparecer el estrés.
- El kundalini yoga te devuelve el equilibrio Sobre todo por el estrés causado por el exceso de trabajo mental. Siéntate con la espalda recta, mejor en el suelo. Extiende un poco los brazos con las palmas hacia arriba y respira profundamente por la nariz, durante tres minutos, siempre hasta el abdomen, y luego baja los brazos y relájate un minuto y medio.
- Tai-chi o Chikung Popular gimnasia oriental que ayuda a estar calmado. Ponte de pie con los pies juntos y dobla un poquito las rodillas, y deja los brazos colgando. Mira hacia al frente. Inspira y espira profundamente tres veces. Desplaza un pie hasta que las piernas te queden abiertas igual distancia que tienen los hombros.Continua respirando tranquilamente. Eleva los brazos lentamente hacia adelante hasta la altura de los hombros, respira y cuando sueltes el aire baja los brazos a lo largo del cuerpo. Hazlo unas 5 veces.
- Leer poesía o textos inspiradores léelos en voz alta y con espíritu positivo.
- Acupresión japonesa Es presión que se ejerce con la punta de los dedos. Aprieta el punto de la armonía que está en la frente sobre la raíz de la nariz, aprieta durante dos minutos. También en la frente sobre las cejas y después aprieta la parte baja de las orejas.
- Tómate unos momentos de descanso Cuando notes que te estás agobiando, sal de la habitación, pasea unos minutos y piensa en algo completamente distinto.
- Habla de tu estrés Puede ayudar a que desaparezca.
- Alimentación adecuada El estrés destruye muchas sustancias nutritivas que puede comportar carencias. Ya sabes: come fruta, verdura, la comida poco elaborada y pocas carnes rojas y fritos.
- El magnesio da resistencia Además del sésamo, germen de trigo, frutos secos. Fortalecen el corazón y lo hacen resistente al estrés.
- Vitaminas para crear un cojín anti-estrés. El ajetreo, pocas horas de sueño, horarios irregulares de comida... aumenta la necesidad de vitaminas. Toma vitamina C ( cítricos), vitamina D ( sol ), vitamina E ( como aceite de germen de trigo) y betacarotenos todas las verduras y frutas rojas y naranjas.
- El alcohol no calma lleva los problemas y el estrés al día siguiente pero vuelven a aparecer.
- Comidas con la familia Si es posible.
- No aceptes todas las críticas Si cada vez que te critican te angustias pronto padecerás de estrés crónico. El otro no siempre tiene razón.
- Aprende a decir no Si siempre quieres quedar bien o no te atreves a decir no, sufrirás inevitablemente de estrés.
- Grita tu enfado No hay que tener tantos miramientos con los otros. Si te callas y te comes el enfado, te afectará a los nervios. Si gritas tu enfado ( tampoco hace falta chillar mucho), te sentirás mejor.
- Acepta la colaboración de la familia o de los amigos ábrete a quienes confíes de verdad.
- El sexo protege el estrés Una buena vida sexual ,hace más feliz y equilibrado y se aleja el fantasma del estrés.
- Aprende nuevamente a reír Aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Empieza sonriendo y la risa ya llegará.
- Las terapias ayudan Busca la terapia que más vaya contigo: masaje, acupuntura, reiki, musicoterapìa, risoterapia....
A por cierto, no practiques todos estos consejos al mismo tiempo.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Mejor prevenir que curar

    Para que las probabilidades de sufrir un cáncer sean menores puedes integrar en tu vida algunos hábitos que, además de proteger tus células y evitar que se vuelvan malignas, te aportan calidad de vida y bienestar.
    El cáncer es quizá el mejor ejemplo de una enfermedad cuyo origen se atribuye a menudo a factores externos fuera de nuestro control, pero que es, en la mayoría de los casos, una consecuencia de hábitos modificables.
    Ahora se sabe, gracias a la investigación médica de los últimos años, que la mayoría de los cánceres no se deben a una mala pasada del azar o a una consecuencia inevitable del envejecimiento, sino más bien al resultado de la inmensa influencia que ejercen en nuestro entorno y los hábitos de vida. La aparición y la progresión de las células cancerosas son una consecuencia directa de los importantes efectos de los tóxicos ambientales, el tabaquismo, el sobrepeso, el sedentarismo y la alimentación. 
    Este descubrimiento a puesto de manifiesto que cerca de las tres cuartas partes (75%) de los cánceres que afectan hoy a la población, podrían prevenirse simplemente modificando los hábitos cotidianos.La sociedad en la que vivimos, centrada en el consumo, la comodidad y la obtención de beneficios a corto plazo, es en muchos sentidos incompatible con un enfoque preventivo eficiente e incluso puede favorecer hábitos de vida que van totalmente en contra del mantenimiento de una buena salud.
    La importancia del modo de vida
    25% se debe al azar                                                                 75% se debe al modo de vida 
        - División celular                                                                     - Tabaco
        - Daños espontáneos al ADN                                                  - Rayos UV en exceso
        - Genes defectuosos                                                                 - Mala alimentación
        - Infecciones                                                                            - Obesidad
        - Contaminación                                                                      - Alcohol
        - Enfermedades inflamatorias                                                  - Inactividad física
    Aprender a cambiar para una vida mejor 
    Los cambios para la prevención del cáncer no siempre resulta fácil. Generalmente pasa mucho tiempo antes de que aparezcan los beneficios, cuando estamos acostumbrados a recompensas a corto plazo, y el cambio de comportamiento realmente útil ha de ser de larga duración, incluso permanente. Además los intereses comerciales dificultan la prevención de la enfermedad. 
Se han identificado los pasos que se deben seguir para reducir de manera significativa el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. En especial el de pulmón, de mama, de colon y de próstata.
    - Reducir la exposición a los agentes tóxicos como el humo del cigarrillo, el alcohol o los rayos UV. Estos agentes tienen la capacidad de atacar directamente el ADN e introducir una sobrecarga de errores que aumentan la probabilidad de que se produzcan mutaciones en el control del crecimiento de las células. Los órganos que están expuestos repetidamente a estos cancerígenos (los pulmones al tabaco, la cavidad bucal al alcohol y la piel a los rayos UV) tienen mucho más riesgo de que se produzcan daños en las células. El riesgo de cáncer de estos órganos aumenta de diez a cuarenta veces en las personas que tienen estos hábitos de vida.
      - La acumulación de grasa sobre todo cuando supera cierto umbral y conduce a la obesidad.
   - Una alimentación de mala calidad centrada principalmente en el consumo de productos cargados de calorías en detrimento de la fibra, los minerales y los compuestos de origen vegetal.
      - El gran sedentarismo de las sociedades modernas, debido a la automatización y a los avances tecnoloógicos.
    Diez recomendaciones para prevenir el cáncer 
    - Mantenerse lo más delgados posible, con un índice de masa corporal entre 21 y 23. Evitar refrescos con gas y reducir al mínimo el consumo de alimentos muy ricos en energía y que tengan mucho azúcar y grasa.
      - Ser activos físicamente al menos durante 30 minutos cada día.
      - Reducir el consumo de carne roja como ternera, cordero, cerdo... a unos 500 gramos a la semana como máximo y sustituirlo por pescado, huevos o proteinas vegetales.
      - Consumir variedad de verduras, frutas y legumbres en abundancia así como semillas integrales.
      - Limitar el consumo diario de bebidas alcohólicas.
      - Reducir el consumo de productos conservados en sal.
      - Dejar de fumar,
      - Proteger la piel evitando la exposición inútil al sol.
      - No utilizar suplementos para prevenir el cáncer
      - Seguir las recomendaciones que damos sobre la prevención.

    Supervegetales anticancerígenos 
    - El ajo , la cebolla, chalote, cebollino, puerro... protegen sobre todo al estómago, esófago y colon. Son vegetales indispensables para la prevención. Recomiendan comer un diente de ajo al día. Se usa en casi todos los platos de la dieta mediterránea.
    - Las crucíferas  como el brócoli, col, coliflor, rábano, nabo, berros, rúcula y grelos que al comerlos se transforman en potentes moléculas anticancerígenas. Protege del cáncer de pulmón, de vejiga, de próstata, de estómago, de mama. Se pueden comer crudas, cocerlas al vapor o saltearlas. Sólo 5 minutos al fuego. 
    - Los carotenoides ponen color, son pigmentos naturales causantes del color naranja, amarillo o rojo de muchas frutas y verduras. Todas las frutas y verduras de estos colores poseen sustancias preventivas de gran potencia.
    - Frutas  pequeñas dan beneficios grandes. las fresas, los arándanos, las frambuesas son fuentes excepcionales de productos anticancerígenos como los polifenoles, se pueden preparar en mermeladas, añadir a ensaladas, postres...no deben sufrir una cocción prolongada.
    - Té verde, el gran inhibidor del cáncer, sus compuestos fitoquímicos previenen los cánceres de colon y estómago.
    - Un puñado de nueces al día previenen cáncer de mama, de colon, de próstata y páncreas. Todos los frutos secos son beneficiosos y sirven para comer a media mañana o media tarde.
    - La soja es una leguminosa muy beneficiosa, hay habas de soja, lentejas, judías, brotes... 
    - Semillas de lino son antiinflamatorios naturales, y deben ser trituradas antes de consumir, también todos los granos integrales
    - El aceite de oliva que es la estrella de la dieta mediterránea.Usar el aceite virgen o virgen extra, se puede untar en el pan, o en las ensaladas
    - Los cítricos como el limón, naranja, pomelo, kiwi, mejor masticadas que en zumo.
Debemos tener constancia y voluntad para cambiar de hábitos perniciosos a hábitos saludables y una vez conseguido nos sentiremos mejor.
        

   
                                


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Descubre tu IKIGAI

Según los japoneses todo el mundo tiene su Ikigai: significa la razón de ser; Está escondido en nuestro interior y requiere una exploración paciente para llegar a lo más profundo de nuestro ser y encontrarlo. Según los naturales de Okinawa, la isla con mayor población de centenarios del mundo, el ikigai es la razón por la que nos levantamos por la mañana. Habiendo realizado una encuesta a sus habitantes resultó que el 100% de ellos tienen huerto, todos pertenecen a una asociación en la que se sienten  queridos, celebran todas las pequeñas cosas y la música es esencial para ellos así como cantar y bailar, tienen una misión importante en la vida, hay relajación y disfrute en lo que hacen, están orgullosos de sus tradiciones, muestran pasión por todo lo que hacen, tienen gran espíritu de cooperación mutua y se ayudan entre ellos y están siempre ocupados con tareas que les permiten relajarse. No se ve a ningún abuelo sentado en un banco, siempre están moviéndose de aquí para allá.
    Aquí en Occidente, tras la vida de un duro trabajo, quizá realizado con desgana, las personas jubiladas no encuentran unos hábitos motivadores que sustituyan al tiempo que dedicaban a su empleo y de repente el tiempo libre se llena de un sentimiento de inutilidad, que es un campo abonado para la depresión, además de sedentarismo y otros malos hábitos que aceleran el envejecimiento y minan la salud. Esto no sucede a quien ama su trabajo. Merece la pena luchar por hacer de nuestra pasión nuestra actividad laboral. Ya decía Confucio: "elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida".
    Cuando se lleva un tiempo viviendo en Japón, sorprende ver lo activa que es la gente, incluso después de jubilarse. Un gran número de japoneses nunca se "retiran"n siguen trabajando en lo que les gusta, siempre y cuando su salud se lo permita. Tener un propósito vital hace que no tienen el concepto de jubilación que tenemos nosotros.
    Si ya sabes cuál es tu pasión, solo tienes que ponerlo en el centro de tu vida y disfrutarlo. Y si no lo sabes todavía, corre a buscar tu igikai; Te ayudará a vivir más años, más feliz y con más energía, es tan importante como llevar una dieta saludable.
    10 claves para vivir tu Igikai con éxito 
   - Mantente siempre activo, nunca te retires Quien abandona las cosas que ama y sabe hacer, pierde el sentido de su vida. Es importante seguir haciendo cosas de valor, aportando belleza o utilidad a los demás, ayudando y dando forma a nuestro pequeño mundo.
   - Tómatelo con calma Las prisas son inversamente proporcionales a la calidad de vida. Caminando despacio se llega lejos.
   - No comas hasta llenarte También en la alimentación para una vida larga, "menos es más". Según la ley del 80%, para preservar la salud mucho tiempo, en lugar de atiborrarse hay que comer un poco menos del hambre que tenemos.
    - Rodéate de buenos amigos Son el mejor elixir para disolver preocupaciones, con una buena charla, contar y escuchar anécdotas, pedir consejo, divertirse juntos, compartir, soñar.... en suma, vivir.
    - Ponte en forma para tu cumpleaños El agua que se mueve, fluye fresca y no se estanca. Tu vehículo para la vida necesita un poco de mantenimiento diario para que pueda durar muchos años y además el ejercicio segrega hormonas de la felicidad.
    - Sonríe Una actitud afable, hace amigos y relaja a la propia persona. Está bien darse cuenta de que las cosas pueden estar mal, pero no hay que olvidar el privilegio de estar aquí y ahora en ese mundo lleno de posibilidades.
    - Reconecta con la naturaleza Estamos hechos para fundirnos con la naturaleza. Necesitamos regularmente volver a ella para cargar las pilas del alma.
    - Da las gracias a tus antepasados, a la naturaleza que te provee de aire y alimento, a tus compañeros de vida, a todo lo que ilumina tu día a día y te hace sentir dichoso y vivo. Dedica un momento al día a dar las gracias.
    - Sigue tu Igikai Dentro de ti hay una pasión, un talento único que da sentido a tus días y te empuja a dar lo mejor de ti mismo hasta el fin. Si no lo has encontrado, tu próxima misión es buscarlo en tu interior.
    - Vive el momento Deja de lamentarte por el pasado y de temer el futuro. Todo lo que tienes es el día de hoy. Dale el mejor uso posible para que merezca ser recordado.